Skuela

“La Calle es el concreto, el tapiz de caminos largos y cortos, la jungla que se traga vidas enteras, la plaza que está abierta para el negocio, limitada por el territorio geográfico. La Calle es la obra de danza urbana. La Calle… a veces ella pasa por nosotros.” – JKE Peligrosos

A mediados de los años noventa, Henry Arteaga, conocido con el alias de “Jeque” (escrito JKE), quien siempre había tenido afinidad por la danza, descubrió el Hip Hop a través del “b-boying” (o breakdancing), expresión artística que de inmediato lo cautivó y motivó a desafiar sus capacidades por ser una forma de danza que requiere de tanta destreza física.

Era una época en la que las instituciones y actores del gobierno no tenían presencia en los barrios de mayor conflicto en Medellín, siendo este el caso de Aranjuez (Comuna 4), que era (y sigue siendo) uno de los más problemáticos. No existían ofertas positivas para los jóvenes, y los únicos referentes y modelos de vida para la juventud eran actores violentos que buscaban la riqueza rápida a cualquier costo. Es así como el tsunami del narcotráfico provocó que miles de jóvenes se enfilaran en el sicariato como medio de subsistencia y forma de vida.

JKE cuenta que desde pequeño su padre le repetía una frase que le taladraba la cabeza: “Un espejo… este barrio es un espejo. Todo lo que hagas lo vas a ver reflejado. Ese espejo reflejará lo que eres”. Para Henry ese espejo se convirtió en un desafío permanente por la tentación de considerar la violencia como forma de vida. “Esto era latente al ver como cientos de mis amigos perdieron la luz, y hoy, son solo parte de una historia que afectó la vida de todos en este barrio”.

La década de finales de los ochentas hasta finales de los noventas dejó decenas de miles de muertos y víctimas de un conflicto cuyo legado sigue hasta el día de hoy cobrando vidas y destruyendo el tejido social de Medellín y de gran parte de Colombia. En medio de esta problemática llegó el Hip Hop a Aranjuez. Su lenguaje callejero permitió que los jóvenes tuvieran acceso a una cultura de la que se desprenden 4 expresiones artísticas que se complementan entre sí: el baile (b-boys y b-girls), el graffiti, el MC/rap (composición lírica), y el DJ (responsables de la base musical para b-boys/b-girls, MCs/raperos y fiestas Hip Hop).

“A través de películas como ‘Beat Street’, veíamos que la historia del Bronx a finales de los setentas, esa que da origen al Hip Hop, reflejaba conflictos muy similares a los de nuestro barrio. Y esa historia tenía personajes que proyectaban las distintas expresiones de la cultura Hip Hop: b-boys, DJs, artistas de Graffiti y MCs, a un nivel artístico muy alto. Esa inspiración nos dio una nueva manera de ver la calle y se convirtió en una alternativa para generar otro estilo de vida. Esto nos motivó, desafiándonos a luego podernos mirar en el espejo con otros ojos y decir: ‘lo logramos!”, dice JKE. Y es que es así como el Hip Hop se convirtió en la fuente de desahogo y expresión del JKE y tantos otros jóvenes.

Sin embargo, la ruta al conocimiento no sería fácil. “Si bien algo de esta cultura ya se vivía en Medellín, acercarse a los artistas que tenían ese conocimiento era imposible” cuenta JKE. “No sé si era por ego, o por miedo de enseñar lo que tanto trabajo les había costado aprender para entregar su tesoro a cualquier aparecido”, concluye. Pero esto no sería un impedimento para que JKE y su gran amigo, Julián Andrés Agudelo (alias Zkills), aprendieran a través de videos que compraban de segunda a estos artistas, con la determinación absoluta de replicar los movimientos que veían allí.

Lo que sí sería muy diferente de ahí en adelante para ellos, sería su filosofía frente al conocimiento. Decidieron con convicción que lo que aprendieran lo compartirían con aquellos que tuvieran la misma pasión. Fue así como en el año 1998 JKE y Zkills se entregaron de lleno al “break” como propuesta artística. En el año de 1999, JKE crea “Crew Peligrosos”, un colectivo de artistas cuyo dogma se convierte en la investigación y promulgación del conocimiento acerca del Hip Hop.

Entre más practicaban y aprendían, más llamaban la atención de quienes los veían practicar en el barrio, y fue así como empezaron a provocar que los niños y niñas que también vibraban con el Hip Hop, se acercaran y quisieran aprender. El primero en acercarse fue Feisar Torres, alias Izel. Y paulatinamente empieza a crecer el grupo con la llegada de Lethal, Azura, Jenny, Rat Race, Inject Rock, Akin, Vandal, Eyes, P Flavor, Caos, Pac Dunga, Arex y Hunter. Este grupo empieza a formarse como artistas y se convierten en parte de Crew Peligrosos. Y como resultado de su proceso de formación artístico, nace 4 Elementos Skuela.

La filosofía de compartir el conocimiento se convierte en un detonante de crecimiento colectivo. Es así como Crew Peligrosos decide estudiar los orígenes del Hip Hop para entender sus bases y fundamentos, al mismo tiempo que le apuestan al desarrollo de un estilo propio de Hip Hop, desde su esencia y raíces colombianas.

¿Qué es 4 Elementos Skuela?

4 Elementos Skuela es un proyecto de formación gratuito que nace en el 2002, a partir del compromiso voluntario de los integrantes de Crew Peligrosos, quienes deciden promover y perpetuar la filosofía de intercambio abierto del conocimiento y la experiencia en las artes, como una estrategia para la proyección colectiva e individual. En la medida en la que todo el grupo aprende y madura, quien quiere sobresalir, tiene que hacerlo por encima de artistas con un nivel ya muy alto.

Pero la misión de enseñar es mucho más importante: “Si yo logro que quienes aprendan de mí me superen, habré cumplido mi objetivo. De lo contrario habré fracasado.” dice JKE. “ 4 Elementos Skuela va mucho más allá de formar artistas. Lo que más importa aquí es la persona, antes que el artista”, añade.

Es un lugar lleno de aulas donde se ven bailar a cientos de niños niñas y jóvenes de todas las edades y etnias. Donde se escuchan los “beats y scratches” de los DJs. Donde las paredes se visten de las obras de sus artistas de graffiti, y donde el ingenio de los MCs (raperos) para contar historias, captura la atención de todos. Estos 4 Elementos, o expresiones artísticas, ofrecen oportunidades a jóvenes de todas las sensibilidades. Y al mismo tiempo, la interacción cercana entre todas las artes (música, baile, artes plásticas y literarias), ofrece un universo de posibilidades para la creación conjunta.

Pero tal vez lo que más cautiva a quien visita la Skuela, es la calidez con la que se recibe a cualquier persona: estudiante, aspirante, o simple observador. Es un grupo de jóvenes que a través de su experiencia ha construido una convivencia armoniosa y pacífica. Un grupo que ha vuelto norma la tolerancia, y a causa de esto aprendido a resolver conflictos. Jóvenes que adquieren capacidades de resiliencia, liderazgo y que se preocupan por el otro.

4 Elementos Skuela es esto y mucho más. La mejor manera de entenderla es vivirla. Sus puertas siempre están abiertas para cualquiera que decida visitarla.

Misión

Nuestra misión es ofrecer una plataforma para la promulgación del conocimiento sobre los 4 elementos artísticos de la cultura Hip Hop, respetando su esencia filosófica pacifista (contraria a lo que proyectan muchos exponentes del género), y construyendo el proceso formativo desde un escenario que promueve la paz y la convivencia.

Como artistas de Crew Peligrosos, sentimos el deber de explorar nuestras raíces colombianas y todos los elementos étnicos y raciales que componen nuestro universo musical y cultural, a la vez que investigamos sobre el contexto que dio origen al Hip Hop, para proponer un estilo único que nos caracteriza y respetando nuestra identidad.

Como formadores de 4 Elementos Skuela, nuestra misión es buscar que cada nueva generación se profesionalice más que la anterior, y se proyecte con más fuerza, siempre promoviendo primero la humanidad que el talento artístico.

Como consecuencia de nuestro proceso, aún cuando nacimos con un simple mantra de compartir conocimiento artístico, 4 Elementos Skuela ha generado unos contextos protectores que a su vez cumplen el rol de la prevención de la violencia, el consumo de sustancias psicoactivas, y el embarazo adolescente entre otras.

Visión

Nuestra visión es poder construir una sede primero en Aranjuez, que nos permita albergar la enorme demanda que existe por lo que enseñamos, dentro de unas instalaciones que nos permitan profesionalizarnos al más alto nivel.

Nuestro sueño es llevar nuestro proceso formativo y modelo de operación a todas las comunidades marginadas del país, y generar un movimiento masivo que demuestre los múltiples impactos positivos que tiene la promoción de las artes como un derecho fundamental del ser humano, para que a todos los niveles, tanto en el sector público como el privado, exista un compromiso mayor de invertir en la educación artística.

Impacto

Nuestro proceso no solo está presente en Aranjuez. Gracias a la Fundación abc* (nuestro aliado estratégico de auto-sostenibilidad y crecimiento), nuestro proceso de formación también está presente en otros corregimientos cercano a Medellín como Palmitas, Manrique, San Cristóbal y El Retiro, entre otros.

Han pasado por nuestros distintos procesos de formación más de 4.000 jóvenes a la fecha, y actualmente hay más de 600 beneficiarios de nuestros distintos programas, con un porcentaje aproximado de 40% de participación femenina, lo cual es verdaderamente significativo al ser usualmente el Hip Hop un género dominado por los hombres.

no Comment

Agregar Comentario